fbpx
loader image

Gym financiero

Clases de financiación empresarial

Un aspecto importante a considerar cuando inicias un proyecto empresarial es la financiación y sus fuentes.

Y una de las preguntas más comunes a las que nos enfrentamos es: ¿debo usar exclusivamente fondos provenientes de los socios de la empresa o se debe recurrir a la financiación externa para crecer? Es decir, obtención de fondos vía préstamos, emisión de obligaciones o de algún otro instrumento que sea útil para obtenerlos.

A continuación, clarificaremos los diferentes tipos de financiación a las que se pueden optar. Esto nos ayudará a saber en qué momento es más conveniente acudir a un tipo u otro. Los siete tipos de fuentes de financiación empresarial son los siguientes:

1 F.F.F.

“Friends, Family and Fools” es la primera fuente de financiamiento, pues se usa para la constitución de la empresa. Se da cuando un emprendedor inicia su negocio gracias a sus ahorros y la ayuda de su familia y amigos. Es lo que conocemos como capital más próximo y se usa, principalmente, para dar forma al proyecto y que pase de una simple idea a algo tangible.

2. Capital semilla o de arranque

El capital semilla es un tipo de oferta de acciones en la que un inversor adquiere una parte de un negocio o empresa, invirtiendo en fase temprana del mismo. El apoyo al negocio se realiza en su fase de creación y hasta que consigue generar su propio flujo de caja o está listo para una nueva inversión. El capital semilla implica un mayor riesgo para el inversor, que la financiación de capital-riesgo más tradicional, dado que dicho inversor no puede ver ninguna realidad empresarial ya en funcionamiento para evaluar su financiación.

3. Fondos públicos

Se usan para generar modelos de negocio y desarrollo del proyecto; es decir, cuando está más avanzado que una simple idea.
Dentro de esta clasificación, podemos subdividirla en dos tipos:

  • Las ayudas a fondo perdido, que son aquellas que no deben ser devueltas y que suelen estar destinadas a financiar una partida concreta dentro del proyecto
  • Los prestamos públicos que, al igual que cualquier préstamo bancario, debe ser devuelto, pero con unas condiciones más ventajosas de lo que podría optarse a través de entes privados.

4. Business ángels

Las empresas que ya están funcionando generalmente reciben este tipo de aportaciones pues, por su alto contenido innovador o desarrollo potencial, atraen el apoyo de estos inversores. Generalmente, los inversores “ángeles” son independientes o están asociados a un club.

5. Financiamiento bancario

Las empresas pueden acudir al financiamiento bancario con el fin de tener flujo en la operación diaria del negocio o financiar adquisición de activos necesarios para el funcionamiento del proyecto. Existen multitud de instrumentos financieros, pero podríamos clasificarlos en dos grandes grupos: instrumentos financieros para financiar el circulante propio de la actividad diaria del proyecto y financiación de activos vinculados a las operaciones habituales.

6. Capital-riesgo

También conocido como “Venture Capital”, se utiliza cuando la empresa tiene cierto nivel de desarrollo, pues lo gestiona un fondo que invierte mayores cantidades.

Se trata de una aportación temporal de recursos de terceros al patrimonio de una empresa, para optimizar sus oportunidades de negocios y aumentar su valor. De esta forma se da solución a los proyectos del negocio y se comparte el riesgo y los rendimientos.

7. Private equity

Se trata de un fondo para empresas grandes y se utiliza para expandir el negocio o para la internacionalización. Aporta capital a cambio de acciones que la empresa otorga. Además de con capital, contribuye con otro tipo de recursos, como contactos, mejores prácticas, administración, etc.

Una vez clasificadas y definidas las fuentes de financiación y los estados en los que son más adecuadas unas u otras, lo siguiente que deberemos hacer es conocer cuál es el coste de cada alternativa o del conjunto de varias de ellas y compararlo con el rendimiento que se obtendrá del nuevo proyecto.

La regla básica será que el rendimiento del proyecto sea mayor a su coste de financiación, lo que se traducirá en agregar valor a la empresa y, por ende, beneficios para todos quienes la integran.

El coste de la financiación es el precio del dinero que se obtiene, ya sea de los socios, de las instituciones bancarias, de administraciones públicas, proveedores…

  • En el caso de los socios, el coste de la financiación son los dividendos que se pagan anualmente a cada socio o los beneficios futuros obtenidos por la posible venta de participaciones.
  • En el caso de las instituciones bancarias, son los intereses calculados con base en la tasa de interés y tiempo pactados al momento de contratar la financiación.
  • En los proveedores es la tasa de interés pactada por gozar de cierto periodo de crédito o por no aprovechar algún descuento por pronto pago.

Esta información nos facilitará la toma de decisiones sobre las fuentes de financiación con menor costo para generar ese plus que toda empresa requiere al iniciar un nuevo proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *